martes, 4 de diciembre de 2007

AÑOS MARAVILLOSOS

Quién no se acuerda de sus travesuras de niño, cuando hacemos cualquier cosa con tal de jugar. Ahora que recordamos esos días podríamos decir "No puede ser, debí estar realmente loco"... ahhh pero qué no daríamos por vivir sólo un día de nuestra infancia.


Esto pasó cuando yo tenía unos 6 ó 7 años. Al frente de la casa, vivían dos amiguitos a quienes sus padres por motivo de trabajo dejaban encerrados todo el día. Pero ellos no estaban locos para quedarse solos en su casa, amontonaron unas cajas y ladrillos (que con el tiempo se convirtió en una escalera perfecta para las travesuras) y subían a la barda para alcanzar una rama de un árbol por el cual bajaban a la calle. O también por el mismo árbol subíamos para entrar a su casa a jugar.
Nos juntábamos, con mi hermano eramos 4, el cuarteto perfecto de jugarretas y una que otra pelea de muchachos, jugábamos toda la tarde, lo que sea.
Un día se nos ocurrió andar en bicicleta en la calle. Amarramos con una soga la bicicleta y nos dimos modos para sacarla por encima de la barda al mejor estilo de los ladrones (realmente estábamos locos). Recuerdo bien la escena, los 4 montados en la pequeña BMX (la mejor bici de ese tiempo), a mi amigo el que manejaba se le ocurrió pasar por un gran charco con agua (las calles no eran pavimentadas), a la mitad, las fuerzas en las piernas le fallaron hasta que la bicicleta se detuvo y caímos los 4 en el agua sucia. Después la huasqueada que nos dio mi madre cuando llegamos con la ropa café por el barro... ejejeje.
Un día que entramos a su casa, después de jugar con el teléfono a hacer llamadas, si nos contestaba una mujer le decíamos HOLA MI AMOR, y nos tirábamos en el piso a reír, mientras el perro se enloquecía por el alboroto.
Aparece uno de ellos con la cámara de su padre, y empezamos a sacarnos fotos. Luego de una sesión completa de dañineras, mi vecino le dice a su hermano:
- BAJATE EL SHORT PA QUE TE SAQUE FOTOS
- NO, ESTÁS LOCO
- YA PUES, MIRA SE ESTÁN ACABANDO LAS PILAS (del rollo no me pregunten, no tengo idea si tenía rollo)
- VA, ME DA VERGÜENZA (era una de carcajadas)
- DALE HOMBRE SI ES SOLO UNA FOTO (empezamos a animarlo)
Después de dudar unos segundos toma ánimos y dice mientras se baja el short
- BUENO SOLO UNA, PERO NO SE VAN A REÍR PORQUE TENGO GRANOS...

¡Estábamos realmente locos!

10 comentarios:

WILLY ARDAYA dijo...

jjajajajajaj que cosas no?? De niños realmente estábamos loooocoss!!! Los años maravillosos, porque se fueron? dónde quedaron esos días en los cuales no tenías que preocuparte de que si habría comida en la casa, o que momento político pasaba el país, no te importaba nada, solamente JUGAR... LO QUE SEA PERO JUGAR jjajajajaa bien dicho y buenos recuerdos Albertini.

Recuerdo que de niño, era piromaniaco, me encantaba jugar con fuego (razón por la cual los juguetes no me duraban), en todo juego tenía que entrar en acción el fuego... bueno, una tarde me puse a jugar al fondo del patio de mi casa y como era costumbre comencé a quemar unas cajas, la cosa es que no se porque motivo me fui y cuando volví se había quemado todo, justo en ese lugar mi madre guardaba troncos y palos bien cortaditos para su jardín y se lo quemé todo.. incluido el jardín jajajajjjaja hasta ahora me sigue doliendo la flor de cuera que me dieron... jajajajaj

ALBERTO dijo...

ajajajaja,,, asi que piromaniático el mocoso!!!
Y el jardín de tu madre oye!!! eras la máxima expresión del peligro!!! mono con navaja! jejeje

Alguien más tiene algo qué contar?

CAPSULA DEL TIEMPO dijo...

jajaja, sin duda es la época más hermosa de la vida, sin preocupaciones, sin obligaciones más que ir al colegio.

Se me vinieron miles de recuerdos en los minutos que leí tu post.

Un abrazo desde Chuquiago.

Mr. J dijo...

jajaja...Qué confesiones mas oscuras Alberto, fotos de desnudos varoniles...mmmm...medio rara estaba la cosa cuando eras pelao, no??? jajajaja
Igualingo nomas que Willy, le encantaba espiar a los soldaditos cuando se bañaban...jajaja
Yo en cambio siempre fui tranquilo, el que me obligaba a hacer cosas malas era mi amigo invisible...yo lo llamaba Carlos, aunque a el le gustaba que le digan Charles Manson. Recuerdo cuando una noche le vaciamos un frasco de 1 Kilo de Chicha Morada a la piscina de mi vecino. La intención era reproducir la "Plaga de la Sangre" que leímos en Exodo.
La Plaga de las Ranas ya te la contaré algún día.
Creo que la verdadera plaga eramos nosotros...jajaja

ALBERTO dijo...

uuuyyy pero miren puej el santo, el divino niño, disque tranquilito, ni vos te la crees esa ajajaja...
Que aparte de plaga eras demente, eso de amigos imaginarios suena a loco completo ajajajajaja...
Dale hombre contá una de tus travesuras....
Saludos.

WILLY ARDAYA dijo...

No seaj puej mentiroso Mr.J... voj santoo??? ajajajajaj contala puej a de la plaga de las ranas en Camiri... jajajajaja que buena estuvo esa.... en pleno campamento juvenil jajajajajja

Mr. J dijo...

ok.
Resulta que estábamos en un campamento nacional pre-juvenil y había hermanitos que en la vida habíamos visto y también CHICAS nuevas. Dormíamos por separado, las chicas en una cabaña y los chicos en otra, aún no sé por qué, si se supone que la idea de un campamento es compartir experiencias...jejeje.
Bueno, la cosa es que nos dimos cuenta que había muchas chicas hechas las delicadas, algunas hijitas de papá y otras muy histéricas por culpa de su nerviosismo núbil que no salían de la cabaña a no ser con dos kilos de maquillaje en la cara y que reían a carcajadas estridentes con la idea de llamar la atención.
Así que decidimos con algunos paladines de la justicia asustarlas y estuvimos dos días amontonando sapos y ranas en unos baldes detrás de los baños, hasta que tuvimos suficientes para las 12 habitaciones de la cabaña donde se alojaban esas arpías.
la noche que elegimos fue la perfecta, estaban durmiendo y gracias a una chica espía que simpatizó con nuestra ideología y que nos dejó la puerta entre-abierta pudimos acceder a la cabaña.
A las 03: 00 de la madrugada se desató el griterío, fuimos abriendo las puertas de los cuartos y balde en mano tirábamos sapos y ranas a diestra y siniestra, caían por doquier en espaldas y nalgas, en piernas y cuellos..era una orgía de miedo y desorden, solo el que ha estado en ese laberinto de mujeres corriendo en paños menores con los ojos desorbitados y a grito pelao, sabe lo que es eso. Cuando giré para escapar del mechoneo y la arañada masiva, ví que mi hermano metía una vaca holandesa de 250 kilos a empujones por la única puerta de la cabaña y con eso concluyó la noche, fuimos apresados y juzgados por la comisión organizativa.
Pero estábamos en paz, no importaba el castigo, la acción había valido la pena, para que aprendan a no hacerse las lindas, para que sepan que a un Camireño jamás se lo rechaza, para que se enteren que podemos hacer llover ranas del cielo y hacer aparecer vacas que se bosteen en el pasillo, jajaja

Recoger las ranas, tender las camas , barrer los cuartos de las chicas y ordeñar a las vacas a las 5 de la mañana mientras duró el campamento, no fue castigo suficiente, porque aunque pasen 100 años, nadie hablará del castigo.

ALBERTO dijo...

ajajajajajajaja,,,,, pero ustedes no eran traviesos hombre!!!!!!!! ERAN DELINCUENTES!!!! pobres peladas, no les bastaron las ranas, tuvieron que meter una vaca más!!!
Pucha, me hiciste lagrimear de tanto reir... muy buena!!!

Mr. J dijo...

jajaja, aunque vos no creas mi hermano volvió a repetirla la de las ranas en otro campamento y fue la tutti...esque siempre había pelaos de nuestra edad que aportaban ideas para las jochas y uno que no es de fierro...

WILLY ARDAYA dijo...

jajajajajaja gracias a Dios no me metiste en esas no Jona???